Remedios caseros para varices

Las varices son un problema común en la que las venas anormalmente dilatadas aparecen cerca de la superficie de la piel. Por lo general aparecen en las pantorrillas y los muslos cuando las venas desarrollan paredes debilitadas o válvulas que funcionan mal, que por cierto, regulan el flujo sanguíneo.

Remedios caseros para varices

Según el Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE.UU., las venas varicosas afectan a aproximadamente el 25 por ciento de mujeres y el 10 por ciento de los hombres.

La condición puede causar dolor, fatiga, inquietud y sensación de ardor, punzadas, hormigueo o sensación de pesadez en las piernas. La aparición de venas abultadas es también una preocupación para muchas personas.

Los factores comunes que contribuyen a las venas varicosas son la herencia, ocupaciones que requieren estar de pie, obesidad, uso de píldoras anticonceptivas, estreñimiento y los cambios hormonales en el cuerpo durante el embarazo, la pubertad y la menopausia.

Los tratamientos médicos y quirúrgicos para las varices pueden ser muy costosos. Puedes probar algunos remedios caseros para disminuir la severidad de las venas varicosas, así como reducir algunas de las molestias que pueden causar. Aquí están los 10 mejores remedios caseros para las varices.

1. Vinagre de manzana

El vinagre de manzana es un maravilloso tratamiento para las venas varicosas. Se trata de un producto de limpieza natural del cuerpo y también mejora el flujo sanguíneo y la circulación. Cuando la sangre comienza a fluir de forma natural, la pesadez y la hinchazón de las varices se reducirá en gran medida.

  • Aplica vinagre de manzana sin diluir en la piel sobre las venas varicosas y masajea suavemente la zona. Hazlo todos los días antes de irte a la cama y de nuevo por la mañana. Sigue este remedio durante unos meses para reducir el tamaño de las venas varicosas.
  • Añade dos cucharadas de vinagre de sidra de manzana en un vaso de agua y muévelo bien. Bebe la mezcla dos veces al día durante al menos un mes para ver resultados positivos.

2. Pimienta de Cayena

La pimienta de Cayena es considerada un tratamiento milagroso para las venas varicosas. Al ser una fuente muy rica de vitamina C y bioflavonoides, aumenta la circulación sanguínea y alivia el dolor de las venas hinchadas y congestionadas.

  • Añade una cucharadita de pimienta de cayena en polvo en una taza de agua caliente y remuévelo bien.
  • Toma esta mezcla tres veces al día durante uno o dos meses.

3. Aceite de Oliva

El aumento de circulación de la sangre es esencial para el tratamiento de las venas varicosas. El masaje con aceite de oliva puede ayudar a aumentar la circulación, lo que reducirá el dolor y la inflamación.

  • Mezcla cantidades iguales de aceite de oliva y de aceite de vitamina E. Calienta los aceites ligeramente. Masajea las venas con el aceite caliente durante varios minutos. Haz esto dos veces al día durante uno o dos meses.
  • También puedes mezclar cuatro gotas de aceite esencial de ciprés en dos cucharadas de aceite de oliva caliente y masajearte las piernas con esta mezcla.

4. Ajo

El ajo es una hierba excelente para reducir la inflamación y los síntomas de las venas varicosas. También ayuda a disolver las toxinas dañinas en los vasos sanguíneos y a mejorar la circulación.

  • Rebana la parte superior de seis dientes de ajo y ponlos en un frasco de vidrio limpio.
  • Extrae el jugo de tres naranjas y añádelas a la jarra. También debes agregar dos cucharadas de aceite de oliva.
  • Deja que la mezcla repose durante unas 12 horas.
  • Agita bien el frasco y luego pon en tus dedos unas gotas de la solución. Masajea las venas inflamadas con un movimiento circular durante 15 minutos.
  • Envuelve el área con un paño de algodón y deja que actúe durante toda la noche.
  • Repite esta acción todos los días durante varios meses.

Es buena idea que también incluyas ajo fresco en tu dieta diaria.

5. Rusco

El rusco (Ruscus aculeatus L.) es muy útil para aliviar los dolores y molestias de las varices. Esta hierba contiene compuestos conocidos como ruscogeninas que ayudan a reducir la inflamación, mediante la desconstricción de las venas debido a su actividad anti-inflamatoria y anti-elastasa.

Toma 100 mg de suplemento de rusco tres veces al día. Este suplemento está creado a partir de las raíces y las semillas de la planta, los suplementos de rusco tienen vitaminas B y C, junto con el calcio, cromo, magnesio, manganeso, potasio, selenio, silicio y zinc.

Estos nutrientes ayudarán a fortalecer, reforzar y reducir la inflamación en las venas, así como mejorar el flujo sanguíneo a las piernas.

Nota: Las personas con presión arterial alta o hiperplasia benigna de la próstata no deben tomar esta hierba sin consultar a un médico.

Remedios naturales para venas varicosas

6. Hamamelis

El hamamelis es una hierba muy eficaz para fortalecer los vasos sanguíneos y por lo tanto puede reducir los síntomas de las venas varicosas. Aparte de ser un astringente, también contiene ácido gálico y varios aceites esenciales que pueden ayudar a reducir la hinchazón y el dolor.

  • Sumerge una toalla pequeña en agua de hamamelis y colócala sobre la zona afectada. Haz esto dos o tres veces al día durante uno o dos meses.
  • Alternativamente, llénate una bañera con agua tibia y añade de 10 a 20 gotas de hamamelis destilado. Remoja tus piernas en la solución durante al menos 15 minutos. A continuación, aclárate las piernas con agua limpia y sécalas ligeramente. Sigue este remedio una vez al día durante uno o dos meses.

7. Semillas de castaño de Indias

Las semillas de castaño de Indias se han utilizado durante siglos para tratar las varices. Estas semillas tienen propiedades anti-inflamatorias y anti-hinchazón que pueden aumentar con éxito "el tono venoso" ya que a su vez, reducen la aparición de varices.

El extracto de semillas de castaño de Indias tiene un compuesto llamado escina que mejora la fuerza elástica de las venas y previene la liberación de enzimas que causan los daños en las paredes de los capilares.

Debido a una revisión de estudios clínicos por la Colaboración Cochrane se descubrió que el extracto de castaño de Indias es un tratamiento eficaz a corto plazo de los síntomas de las varices.

  • Puedes comprar gel de semillas de castaño de Indias en una herboristería o parafarmacia. Utiliza el gel externamente en el área afectada dos veces al día. Cuando se usa regularmente, puedes reducir significativamente el dolor y la inflamación de las piernas.
  • También puedes tomar suplementos de castaño de indias. La dosis más común es de 300 mg dos veces al día. No tomes el castaño de indias en crudo, ya que contiene grandes cantidades de un compuesto tóxico conocido como esculina.

Nota: Las mujeres embarazadas o en lactancia no deben utilizar este remedio.

8. Perejil

El perejil es rico en vitamina C, un poderoso antioxidante que estimula la producción de colágeno y ayuda en la reparación celular y la reproducción. También contiene rutina, que desempeña un papel clave en el fortalecimiento de los capilares y por lo tanto es muy útil para reducir los síntomas de las venas varicosas.

  • Hierve un puñado de perejil fresco picado en una taza de agua durante cinco minutos.
  • Retira del fuego, tapa y deja que la solución se enfríe hasta que esté tibia. Luego cuela la solución.
  • Añade una gota de aceite esencial de rosa y otra de aceite esencial de caléndula.
  • Pon la solución en el refrigerador durante varios minutos.
  • Con una bola de algodón, aplica la solución sobre la zona afectada.
  • Haz esto todos los días durante varios meses para ver resultados positivos.

También, trata de comer perejil crudo tan a menudo como puedas.

9. Hojas de vid

Las hojas de vid contienen una buena cantidad de flavonoides, que ayudan a mantener las venas sanas. Las hojas también poseen propiedades astringentes, antiinflamatorias, antioxidantes y homeostáticas que son muy útiles para el tratamiento de las venas varicosas.

  • Hierve una taza de hojas de vid en cuatro tazas de agua durante de 10 a 15 minutos. Déjalo reposar durante varios minutos hasta que esté tibia.
  • Vierte el agua en un cubo y remoja tus pies en la solución durante cinco minutos.
  • A continuación, mete los pies en otro cubo lleno de agua fría durante 10 segundos.
  • Haz esto tres o cuatro veces seguidas, terminando con tus pies en remojo en el agua fría.
  • Después, date masajes en tus piernas en dirección ascendente con aceite de ricino.
  • Termina poniendo las piernas en una posición elevada durante unos minutos.

10. Flores de caléndula

La hermosa flor de la caléndula es una fuente rica en flavonoides y vitamina C que estimulan la producción de colágeno y ayuda en la reparación celular y la reproducción. También ayuda a mejorar la circulación, lo que ayuda a aliviar diversos síntomas de las venas varicosas.

  • Hierve una taza de flores de caléndula en cuatro tazas de agua durante cinco minutos.
  • Remoja un algodón en la solución y colócalo sobre la zona afectada. Deja actuar hasta que se enfríe por completo.
  • Repite varias veces al día durante unos meses hasta que notes una mejoría.

También puedes comer pétalos de caléndula fresca, los puedes poner en tus ensaladas.

Con estos recursos, puedes reducir la hinchazón y las molestias de las varices, así como minimizar su aparición. Además, debes dar paseos, ir en bicicleta o nadar de forma regular para mejorar la circulación sanguínea en las piernas.