Remedios caseros para uñeros

Aquí está la buena noticia: El tratamiento de las uñeros o las uñas encarnadas es fácil y relativamente sin dolor. Ahora las malas noticias: Una infección en las uñas simple, si no se trata adecuadamente, puede conducir con rapidez a otras complicaciones.

Remedios caseros para uñeros

Cuando un borde afilado de una uña del pie crece en la piel y se pliega en su borde, provoca dolor y molestias, especialmente si la herida se infecta. En este artículo te ofrecemos algunos grandes remedios caseros para tratar y prevenir las uñas encarnadas, pero primero tenemos que añadir una serie de precauciones.

Si tienes diabetes o cualquier otra enfermedad que afecta a la circulación, ni siquiera debes pensar en tratar una infección en las uñas tú mismo. En las personas con mala circulación, cualquier herida o infección del pie necesitará más tiempo para sanar. Si no se trata adecuadamente, la lesión podría empeorar rápidamente y causar otras complicaciones; en el peor de los casos, puede conducir a la amputación. La reducción de la circulación también afecta a la sensibilidad del pie con el dolor, lo que puede retrasar la detección de una lesión menor. Para complicar las cosas aún más, las personas con diabetes a menudo tienen los nervios de los pies menos sensibles, lo que limita aún más su capacidad de sentir el dolor causado por una herida que empeora. Asegúrate de limpiar, secar y examinar tus pies todos los días, y llama al médico a la primera señal de un problema de uñas o de los pies.

A continuación te mostramos una serie de remedios caseros para que puedas tratar los uñeros desde casa:

Remoja tus pies en agua tibia

Para aliviar el dolor, sumerge tus pies en un recipiente con agua tibia, no caliente, agua mezclada con una o dos cucharadas de sales de Epsom. Remoja el dedo o dedos doloridos durante cinco o diez minutos, una o dos veces al día.

Algunos médicos recomiendan un producto llamado Domeboro que es una solución astringente, antibacteriana y antiinflamatoria que se puede comprar sin necesidad de receta en la mayoría de las farmacias. Sumerge los pies en esta solución durante de 20 a 30 minutos cada noche, esto debe ayudar a reducir la inflamación para que la uña pueda crecer de forma natural.

Aplica un ungüento

Si la uña ya ha roto la piel (o está cerca de hacerlo), aplica un vendaje antibiótico tópico, como el Neosporin, sobre la herida para prevenir la infección.

No te hagas cirugías

No intentes arreglar una uña encarnada con tus herramientas de cuarto de baño, ya que existe un alto riesgo de infección. No estás ayudando realizándote cirugías en tu cuarto de baño. Corres el riesgo de aplicarte una infección, ya que los instrumentos de tu botiquín probablemente están llenos de bacterias y quién sabe qué más. Y si la uña ha crecido en profundidad, tu piel puede estar ya infectada. Así que ve a ver a un podólogo.

Corta tus uñas correctamente

Mantén tus uñas limpias y córtarlas en línea recta. No cortes tus uñas de los pies curvas. Al recortar las uñas, debes tener el hábito de cortarlas en línea recta. Si las esquinas parecen demasiado duras, que está bien ir rebajándolas un poco pero siempre en línea recta.

Cuando te pones de pie, el peso de tu cuerpo ejerce presión sobre tus pies. Esa presión empuja hacia arriba la piel frente a la uña del pie. Si la cortas demasiado, puede cavar en la piel a medida que crece. Siempre debes cortarlas de modo que quede al ras con la parte delantera de tu pie.

Lleva calcetines adecuados

Los calcetines de colores tienen colorantes que podrían agravar aún más la herida, así que mejor que te pongas sólo calcetines blancos de algodón.

Los colorantes utilizados en los calcetines de colores pueden filtrarse en la herida. Esto podría causar más complicaciones, especialmente si eres alérgico o sensible a los tintes.

Cómprate unos zapatos nuevos

Los zapatos en los que te quepa un dedo de la mano por detrás y los tacones bajos pueden ayudar a aliviar la presión en los dedos.

Una uña encarnada puede ser la ocasión perfecta para comprarte unos nuevos zapatos que no te aprieten los dedos. Si eres una mujer, evita los tacones altos; prueba con un tacón más bajo (unos 2,5 cm de alto) para aliviar la presión en los dedos. Tanto hombres como las mujeres deben comprarse zapatos con una puntera más amplia.

Remedios naturales para uñeros infectados

Cámbiate a las sandalias

Las sandalias permiten que el aire abierto acelere la curación. Si el tiempo lo permite, ponte sandalias con los dedos descubiertos, para dar que tus dedos transpiren. Ponte en el lugar de tus dedos de los pies: si estás enfermo, ¿te gustaría estar encerrado todo el día en una habitación húmeda, caliente y oscura? La curación será más rápida al aire libre.

Mira por dónde caminas

Asegúrate de usar zapatos cerrados para excursiones urbanas o montañosas. Mientras que las sandalias son una gran idea, el calzado con los dedos al aire no es adecuado para todos los terrenos. En particular, evite¡a el uso de sandalias en la ciudad, donde las aceras pueden tener bacterias que se podrían introducir en tu dedo lesionado o con terreno desigual, donde las heridas abiertas son más vulnerables a los golpes y cortes. Usa sandalias para estar en casa, pero elige zapatos cerrados para excursiones urbanas o para ir a la montaña. Además, ten cuidado de no golpearte los dedos heridos, ya que esto podría producir lesiones más graves.

Cuidado con los cuentos de viejas

Hay un cuento de viejas que dice cortando una V en el centro superior de la uña, se alivia la presión. Pero los médicos señalan que las uñas crecen desde la base del dedo del pie, por lo que este tratamiento popular no tiene mucho sentido. Algunas personas con las uñas encarnadas juran que fortarlas con aceite de carbón puede ayudar, aunque no hay ninguna razón médica que confirme que esta terapia podría ayudar.

Evita los instrumentos de metal

Cuando te hagas una pedicura, evite¡a los instrumentos metálicos. Si quieres que te hagan una pedicura, asegúrate de que la persona que te la está realizando no utiliza instrumentos metálicos para retirar la piel muerta; las piedras pómez son correctas. Y asegúrate de que todas tus herramientas están esterilizados antes de utilizarlas en tus pies. Sigue los remedios caseros y las directrices que se describen aquí, y poco a poco, verás como tus dedos y uñas se recuperan.