Remedios caseros para sabañones

Los sabañones o perniosis son un trastorno de la piel que se produce en invierno, causando manchas rojas, picazón, hinchazón y ampollas en los dedos de las manos y de los pies, la nariz y las orejas.

Remedios caseros para sabañones

A menudo se confunde con la congelación ya que se produce cuando una persona se expone a condiciones de climáticas frías. Los sabañones generalmente mejoran sin tratamiento en 1-3 semanas o cuando las temperaturas meteorológicas se vuelven más cálidas, pero también pueden repetirse estacionalmente. Los remedios caseros para los sabañones pueden reducir los síntomas molestos hasta que llega el buen tiempo. A continuación te mostramos 10 soluciones naturales a los incómodos sabañones:

Cayena

Poner un poco de cayena en polvo sobre las zonas inflamadas puede mejorar el flujo sanguíneo. Sin embargo, no se debe aplicar cayena en polvo si la piel se ha roto. Las inflamaciones en la piel agrietada o con heridas abiertas pueden ser tratadas con la pomada de caléndula.

Nabo

El nabo es conocido por curar los sabañones completamente. Simplemente debes remojar las zonas afectadas durante unos minutos en dos litros de agua hervida con nabos picados finamente. También puedes frotar los nabos recién picados sobre la piel afectada para curar la inflamación.

Raíz de rábano picante

Puedes colocar estas raíces sobre las zonas afectadas y dejar que actúen unas cuantas horas para que puedan curar los sabañones por completo. Para sujetarlas puedes ponerte un vendaje.

Jugo de cebolla

También puedes hacer un poco de jugo de cebolla aplastando algunas cebollas y presionándolas contra un tamiz. Aplica el jugo extraído sobre la piel afectada y deja actuar durante unos minutos y luego lava la zona con agua templada y sécala bien.

Jugo de limón

Extrae el jugo de medio limón y frotar esto en y entre los dedos de las manos o los dedos de los pies afectados.

Apio

Cocina algunos tallos de apio en medio litro de agua durante media hora. Remoja las zonas afectadas en esta infusión dos o tres veces al día para obtener mejores resultados.

Clara de huevo

Combina la misma cantidad de clara de huevo, harina y miel y añade un poco de glicerina a la mezcla. Aplica en forma de ungüento sobre las partes afectadas.

Patata

Espolvorea un poco de sal en una rodaja de patata y frótala en la piel afectada.

Pimienta negra

Fríe 50 g de pimienta negra en 50 ml de aceite de sésamo. Usa este aceite para masajear las zonas afectadas.

Aceites esenciales de hierbas

Los aceites esenciales de menta, eucalipto y romero se pueden utilizar para dar masajes a las partes inflamadas. Sin embargo, debes evitar la aplicación de estos aceites sobre las heridas abiertas.

Hierbas para los sabañones

Medidas preventivas para los sabañones

1. Mejorar las dietas

Los sabañones pueden ser causados ​​por la deficiencia de calcio. Puedes prevenir esta condición mediante la inclusión de alimentos ricos en calcio en la dieta, así como aquellos que son ricos en ácidos grasos saludables, como frutos secos y semillas. Come alimentos con muchas vitaminas para la piel sana.

2. Ejercicio

El ejercicio mejora la circulación de la sangre en las extremidades. Los ejercicios de cardio, como caminatas enérgicas, trotar e ir en bicicleta, aumentan la circulación de la sangre en los brazos y pies, especialmente durante el invierno.

3. Dejar de Fumar

Los cigarrillos contienen nicotina, que causa la constricción de los vasos sanguíneos, lo que es peor para los sabañones.

4. Mantente Caliente

La mejor manera de prevenir los sabañones es mantener el calor en tu cuerpo, limitando la exposición a las bajas temperaturas. Utiliza capas de ropa de abrigo. Es importante mantener el lugar de trabajo y el hogar confortablemente calientes. Si tienes que salir a la calle en medio del frío, cubre todas las partes del cuerpo que puedan estar expuestas, como las manos, pies y cara.

5. Ten cuidado con tus pies

Para asegurar la circulación adecuada en los pies, evita el uso de zapatos o botas ajustados. Hidrata los pies para evitar la sequedad y agrietamiento de la piel. Los diabéticos deben revisar sus pies periódicamente, ya que son propensos a la infección, de las cuales pueden no ser conscientes.