Remedios caseros para ir al baño

El estreñimiento o los "problemas para ir al baño" son algo que evitamos en nuestras conversaciones diarias. Mientras que puedes estar más dispuesto a compartir lo mucho que te duele la garganta y cómo te está torturando ese dolor, rara vez en una oficina alguien anuncia que lleva cinco días sin defecar. Sin embargo, el estreñimiento no es algo de lo que avergonzarse y si lo has tenido (normalmente todo el mundo) sabes que no es cosa de risa, ya que puede llegar a ser muy debilitante y molesto. Antes de ir a la farmacia a comprar un laxante de solución rápida (que a menudo empeora el problema), prueba algunos remedios caseros simples para aliviar tu malestar y evitar que regrese.

Remedios caseros para ir al baño

1. Aceite

El aceite puro de oliva es mucho más que una grasa saludable y sabrosa, ya que también puede ayudar a aliviar el estreñimiento. No es realmente sorprendente si tenemos en cuenta la textura y la consistencia del aceite de oliva. Es prácticamente el rey de los remedios caseros para el estreñimiento. Estimula el sistema digestivo, lo que ayuda a que los alimentos ingeridos se muevan a través de tu colon. Si lo consumes regularmente puede también prevenir el estreñimiento.

Necesitarás:

  • 1 Cucharada de aceite de oliva.
  • 1 Cucharadita de jugo de limón (opcional).

Instrucciones

Por la mañana, tómate una cucharada de aceite de oliva. Funciona mejor con el estómago vacío, por lo que debes tomarla antes de comer cualquier otra cosa. Si te olvidas, mejor espérate hasta más tarde, cuando hayas estado un tiempo sin comer. Se puede mezclar con un poco de jugo de limón si lo deseas para aligerar el sabor (jugo de limón también actúa como una ayuda natural para el estreñimiento).

2. Renueva desde dentro hacia afuera

Ah, el olor de un limón fresco ... ¿alguna vez pensaste que tu estómago puede apreciar tanto los olores como la nariz? El ácido cítrico del zumo de limón actúa como un estimulante para el sistema digestivo y también puede ayudar a eliminar las toxinas y material no digerido que se acumula a lo largo de las paredes del colon. Mezclar el jugo con agua no sólo reduce la intensidad del sabor a limón, sino que también te ayuda a conseguir los fluidos que necesitas para que todo se mueva con normalidad.

Necesitarás:

  • 1 Limón fresco.
  • 1 taza de agua tibia.

Instrucciones

Exprime el jugo de 1 limón en 1 taza de agua tibia. Bébetelo todo hasta que veas el fondo del vaso.

3. La melaza hace que el mundo gire

La melaza ha sido un salvador dulce para más de un estreñido, ya sea crónico u ocasional. La razón por la que la melaza funciona tan bien es debido a cómo se hace. La melaza normal es el jugo de la caña de azúcar esencialmente puro y hervido para concentrar y cristalizar el azúcar. Los resultados del tercer punto de ebullición en la melaza, que se cristaliza, contiene cantidades significativas de vitaminas y minerales, especialmente magnesio, que es lo que ayuda al estreñimiento. Es natural, sabrosa y gracias a que se hierve repetidamente, tu cuerpo te agradecerá este remedio natural.

Necesitarás:

  • 1 Cucharadita de melaza.
  • Agua caliente o té (opcional).

Instrucciones

Toma una cucharadita de melaza. Primero prueba con una cucharadita pequeña por si no te gusta el sabor de la melaza. Si no te gusta, puedes agregarla a una taza de agua tibia o té para diluir el sabor. Si compruebas que una cucharadita no ha sido eficaz, puedes tomar una o dos cucharadas más, pero trata de ir de menos a más, sobre todo al principio.

4. El café es nuestro amigo (a veces)

A mucha gente le encanta el café de la mañana, pero es que además de desprender un aroma celestiale, el café, te ayuda a animarte. La cafeína es un estimulante natural para el sistema digestivo, por lo que tomar una taza de café, te ayudará a conseguir una puesta en funcionamiento en más de un sentido. 1-2 tazas está muy bien, pero asegúrate de no pasarte demasiado, ya que en realidad puede tener el efecto contrario. El café es un diurético y te hace orinar con más frecuencia y si se bebe en exceso, puede causar el estreñimiento mediante la deshidratación de tu cuerpo, extrayendo el agua que normalmente ablanda las heces.

5. Ponte en movimiento

Si quieres que tus tripas se muevan, vas a necesitar moverte tú también. Nuestro estilo de vida en estos días no sólo implica cambios en la dieta que aumentan el estreñimiento, sino que a menudo estamos sentados mucho más de lo que estamos activos.

Si bien no hay una razón científica exacta de por qué la falta de ejercicio está vinculada con este tipo de obstrucciones, podemos suponer que mover el cuerpo ayuda a que el músculo liso en el colon se mueva también. Ten en cuenta, sin embargo, que debes esperar una hora después de las comidas grandes antes de hacer ejercicio. También hay estiramientos y ejercicios específicos que se supone para ayudan a conseguir una buena salud digestiva.

Remedios caseros para el estreñimiento

6. Comer natural (también conocido como fibra, fibra y más fibra)

Seguro que has oído hablar mucho acerca de que una dieta natural ayuda a aliviar y prevenir el estreñimiento. Una dieta natural y saludable en general lo mejora todo. Nuestros cuerpos saben cómo procesar mejor las frutas, verduras y granos, que no, los alimentos refinados o artificiales que no pasan tan fácilmente.

Para ser más específicos, los alimentos naturales tienden a contener barcos cargados de fibra. Esa palabra mágica significa que al final podrás ir al baño de forma regular. En resumen, la fibra es un material que no puede ser digerido y que actúa como una esponja. Extrae el agua de su entorno, lo que hace que se hinche, ablanda las heces y le agrega volumen a la misma, que a su vez ayuda a que pase. Como el café, algunos tipos de fibra (como las judías) pueden contribuir al estreñimiento, por lo que siempre debes beber mucha agua. Algunos alimentos buenos y ricos en fibra incluyen:

  • Judías.
  • Albaricoques.
  • Pan integral.
  • Bayas.
  • Brócoli.
  • Ciruelas, peras y manzanas.
  • Patatas (Evita las patatas fritas).
  • Judías negras.

7. Aceite de linaza

El aceite de linaza es un remedio casero muy sencillo para el estreñimiento. Es una especie de abrigo para las paredes del intestino, así como para las heces y aumenta el número de evacuaciones que estás teniendo. Tomarte el aceite con el zumo de naranja es un doble remedio cuando se trata de estreñimiento, ya que las naranjas tienen una buena cantidad de fibra (asegúrate de beberte el zumo de naranja con la pulpa, que es dónde se encuentra la mayor parte de la fibra).

Necesitarás:

  • 1 Vaso de zumo de naranja con pulpa.
  • 1 Cucharada de aceite de linaza.

Instrucciones

Mezcla 1 cucharada de aceite de linaza con 1 vaso de zumo de naranja. Bébetelo cuando quieras. En unas 5 horas comenzarás a notar sus efectos.

8. Los beneficios del Aloe no son sólo para la piel

El Aloe es conocido por sus propiedades y por su capacidad para calmar pequeños cortes y quemaduras, pero también puede calmar tu estómago. Lo mejor es usar el gel de aloe vera puro de la planta. El gel directamente de la planta está más concentrado que el jugo de aloe comercial así que no tomes más de 2 cucharadas. Si no tienes una planta de aloe, beber jugo de aloe vera puede lograr resultados similares.

Necesitarás:

  • 2 Cucharadas de gel de aloe puro.
  • O 1 taza de jugo de aloe vera.

Instrucciones

Mezcla dos cucharadas de gel puro con zumo de fruta u otra bebida por la mañana. También puedes beber una taza de jugo de aloe vera, según sea necesario.

9. Establece una rutina

Los horarios para ir al baño no son sólo para los cachorros, sino que son una gran forma de aliviar y prevenir el estreñimiento en los seres humanos. La regulación del tiempo de cuando vas al baño va a regular los movimientos intestinales. Dedica unos 15 minutos en cualquier lugar de 1 a 3 veces al día y tómate tu tiempo, incluso si no pasa nada. Asegúrate de estar relajado y con el tiempo tu cuerpo se pondrá al día.

10. El bicarbonato de sodio lo hace todo

El bicarbonato de sodio se encuentra en el corazón de los remedios caseros. Es es tan increíblemente versátil y más o menos es efectivo en un 95% de los casos. Funciona muy bien para el estreñimiento, ya que es un bicarbonato, lo que hace es impulsar los gases a salir de tu cuerpo de una forma u otra y aliviar el dolor de la presión. También re-alcaliniza el estómago, neutralizando el ácido un poco y ayudanado a los alimentos digeridos a pasar por el intestino.

Necesitarás:

  • 1 Cucharadita de bicarbonato de sodio.
  • 1/4 taza de agua tibia.

Instrucciones

Mezcla una cucharadita de bicarbonato de sodio con ¼ de taza de agua tibia. Bebe toda la mezcla y sólo espera un momento para comprobar su efecto.

Otros remedios que pueden ayudarte

A continuación te comentamos brevemente otros remedios que pueden ayudarte:

  • Sal de Epsom: 2 cucharaditas de sal de Epsom disueltas en una taza de agua o zumo de fruta y beber todo. Si a las 4 horas no hay ningún signo de movimiento del intestino, puedes tomar una dosis más. Utiliza sólo ½ cucharadita para los niños.
  • Ciruelas pasas para comer o 2 vasos de zumo de ciruela, uno por la mañana y otro por la noche.
  • Presta atención a las llamadas de la naturaleza. Cuando tengas que ir al baño, ve. Tu cuerpo te está dando la señal por una razón y es una buena idea escucharlo.
  • Dientes de león: Los componentes de los dientes de león es un laxante suave, así como un desintoxicante eficaz. Pon 1-2 cucharaditas de hojas de diente de león secas en una taza y vierte agua caliente sobre ellas. Tápalas y déjalas reposar durante 6-10 minutos. Bebe este líquido hasta 3 veces al día.
  • Flora intestinal saludable. La flora intestinal es vital para mantener nuestro sistema digestivo sano. Un método sencillo es disfrutar de una taza de yogur llena con probióticos, en el desayuno y durante el día. Toma de 1-3 tazas de yogur natural.