Remedios caseros para gripe

La influenza, también conocida como la gripe es una enfermedad viral infecciosa que afecta al sistema respiratorio superior, incluyendo los pulmones, la garganta y la nariz. Es uno de los problemas de salud más comunes, afectando a las personas en todo el mundo.

Remedios caseros para gripe

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, millones de personas mueren cada año a causa de complicaciones derivadas de la gripe.

A menudo la gripe se confunde con el resfriado común durante la etapa inicial, porque los síntomas son muy similares.

Los síntomas comunes de la gripe son goteo nasal, estornudos repetitivos, dolor de garganta, congestión nasal, dolor corporal, dolor de cabeza, fiebre alta, tos seca, debilidad y pérdida de apetito.

Es muy contagiosa y se propaga rápidamente de una persona a otra. Una persona infectada debe mantenerse alejado de los niños pequeños y las personas mayores que tienden a tener sistemas inmunológicos más débiles.

Es importante empezar el tratamiento tan pronto como aparezcan los síntomas, porque la gripe puede llevar a otras complicaciones de salud como infecciones del oído, neumonía y bronquitis. Los medicamentos antivirales recetados pueden aliviar los síntomas. Sin embargo, en muchos casos, los remedios caseros simples pueden aliviar síntomas de leves a moderados de la gripe. Aquí están los 10 mejores remedios caseros para la gripe.

1. Miel

La miel es conocida por estimular el sistema inmunológico y ayudar a reducir los síntomas de la gripe común. También tiene propiedades antibacterianas y antimicrobianas que pueden acelerar el proceso de curación.

  • Simplemente toma una cucharada de miel con un vaso de agua varias veces al día.
  • Mezcla una cucharada de miel en una taza de agua caliente. Si lo deseas, agrega unas gotas de jugo de limón. Esta bebida calmante promoverá el flujo de moco y ayudará a reducir la irritación y el picor en la garganta. Bebe dos o tres veces al día.
  • Mezcla cantidades iguales de miel y jugo de cebolla. Toma unas cucharaditas de esta mezcla tres veces al día, hasta que la gripe se haya ido.
  • También puedes combinar una cucharadita de miel con el jugo extraído de 10 a 15 hojas de albahaca fresca. Toma una vez al día.

Nota: La miel no debe administrarse a los niños menores de 1 año.

2. Limón

El limón tiene propiedades antibacterianas, antivirales, antifúngicas y propiedades anti-inflamatorias que trabajan juntas para debilitar al virus de la gripe en el cuerpo, así como sus síntomas molestos.

  • Exprime un limón en un vaso de agua tibia y bebe el líquido obtenido. Haz esto tres o cuatro veces al día hasta que desaparezcan los síntomas.
  • Añade el jugo de un limón pequeño y una cucharada de miel y ron a una taza de agua hirviendo. Deja reposar durante unos minutos. Bebe esta limonada caliente dos veces al día durante unos días.
  • Pon un limón picado (con la piel y pulpa) en una taza de agua hirviendo. Deja reposar durante cinco minutos y luego inhala el vapor y bebe esta limonada caliente tres o cuatro veces al día hasta que los síntomas desaparezcan.

3. Mostaza

Las propiedades curativas de la mostaza pueden ayudar a tratar los síntomas de la gripe, en gran medida. Es una fuente de propiedades antimicrobianas y antiinflamatorias que ayudan a una rápida recuperación.

  • Haz una pasta con una cucharada de mostaza en polvo, cuatro cucharadas de harina, una clara de huevo y un poco de agua tibia. Unta la pasta sobre una tela de muselina limpia y luego pon otra tela de muselina sobre ella. Pon unas gotas de aceite de oliva en el pecho y coloca esta cataplasma de mostaza sobre el aceite. Retira después de unos minutos y lava tu pecho con un paño limpio empapado en agua tibia. Si no causa irritación, entonces la puedes dejar actuar durante un máximo de 15 minutos.
  • El olor picante de la mostaza ayuda a destapar la nariz tapada, mientras que el calor mejora la circulación sanguínea y alivia la congestión. Haz esto una vez al día o como mucho cada cuatro a seis horas.
  • En un cubo grande, añade una cucharada de mostaza en polvo por cada litro de agua caliente. Remoja tus pies durante varios minutos hasta que el agua se enfríe. Esto mejora la circulación, lo que ayuda a aliviar la congestión y acelerar el proceso de curación. Haz esto dos veces al día.

4. Jengibre

El jengibre ha sido durante mucho tiempo un remedio natural popular para muchos problemas de salud, incluyendo la gripe. Las potentes propiedades anti-inflamatorias, así como la naturaleza para producir calor del jengibre ayudan a tratar varios síntomas de la gripe. Además, ayuda a fortalecer el sistema inmunológico para combatir los virus que causan la gripe.

  • Hazte un té de jengibre añadiendo media cucharadita de jengibre fresco rallado a una taza de agua hirviendo y deja reposar durante unos minutos. Añade un poco de miel y disfruta de este té tres o cuatro veces al día.
  • Combina dos cucharadas de raíz de jengibre rallado con dos cucharadas de corteza de arrayán y una cucharadita de cayena en polvo. Añade una cucharadita de la mezcla a una taza de agua hirviendo. Deja reposar durante media hora y luego cuélala. Bebe esto varias veces al día.
  • También puedes rallar el jengibre fresco y comer una pequeña cantidad varias veces al día o añadir rodajas de jengibre a las sopas y otros platos.

5. Ajo

El ajo puede hacer maravillas como un remedio para la gripe debido a sus naturales propiedades antivirales, antimicóticas, antisépticas y antibacterianas. También contiene la alicina, un compuesto de estimulación inmunológica que ayuda a aliviar diversos síntomas de la gripe.

  • Corta o aplasta dos o tres dientes de ajo fresco y ponlos en una taza de agua caliente. Deja reposar durante 10 minutos, cuélalos y bebe el líquido como si fuera un té. Haz esto tres o cuatro veces al día.
  • También puedes masticar un diente de ajo crudo o tragar una cucharadita de jugo de ajo con agua varias veces al día.

6. Vapor

El vapor es un método efectivo para adelgazar la mucosa, por lo que es más fácil expulsarla fuera de tu sistema.

  • Enciende una ducha caliente y siéntate en el baño cerrado durante unos minutos, inhalando el vapor. Haz esto varias veces al día para aliviar la congestión.
  • Vierte el agua hervida en un recipiente grande. Puedes agregar unas gotas de aceite de tomillo o aceite de eucalipto al agua para aumentar los efectos curativos. Coloca una toalla sobre tu cabeza y respira profundamente durante unos minutos. Hazlo, según sea necesario para aliviar la congestión.
Remedios naturales para la influenza

7. Alholva

La alholva se utiliza como remedio casero natural para la gripe, ya que tiene fuertes propiedades antivirales y varias otras medicinales.

  • Añade una cucharada de semillas de alholva a un litro de agua. Hierve hasta que se reduzca a un tercio de su volumen original. Cuela la solución y luego agrega una cucharadita de jugo de jengibre fresco y unas gotas de miel. Bebe esto una vez al día durante tres o cuatro días.
  • Remoja una cucharadita de semillas de alholva en un vaso de agua durante la noche. Por la mañana, cuela las semillas y calienta el líquido. Haz gárgaras con él para calmar el dolor de garganta. Haz esto una o dos veces al día durante unos días.

8. Menta

La menta es otra hierba muy utilizada para combatir los síntomas de la gripe. Está cargada de nutrientes que ayudan al cuerpo a combatir las infecciones. Cuenta con mentol que actúa como un expectorante, ayudando al cuerpo a toser moco y así aliviar la congestión, calmando el dolor de garganta y síntomas de la tos.

  • Añade una cucharada de hojas de menta picadas a una taza de agua caliente. Deja reposar durante 10 minutos, cuela y luego añade un poco de miel para endulzar. Bebe el té mientras todavía esté caliente. Bebe tres o cuatro tazas al día para una recuperación rápida.
  • También se puede mezclar hojas de menta frescas en ensaladas o sopas.

9. Sopa de Pollo

La sopa de pollo es un remedio de probada eficacia para la gripe y altamente eficaz en la gestión de los diversos síntomas. Varios estudios han concluido que la sopa de pollo inhibe la producción de compuestos inflamatorios que son liberados en respuesta a una infección viral.

Un tazón de sopa caliente de pollo también ayuda a diluir el moco y mantiene el cuerpo hidratado. Toma un poco de sopa de pollo hecha en casa dos veces al día durante los primeros tres o cuatro días después de que aparezcan los síntomas. Para potenciar sus efectos, añade ajo o pimiento rojo picado a la sopa mientras la preparas.

Nota: Si la sopa casera de pollo no es posible, también puedes probar la sopa enlatada.

10. Zumo de naranja

La ingesta insuficiente de agua durante la gripe puede causar deshidratación, por lo que necesitas beber mucho líquido. Beber de ocho a 10 vasos de agua al día mantendrá el cuerpo hidratado y las secreciones mucosas finas. Para obtener los mejores resultados, toma zumo de naranja varias veces al día.

El zumo de naranja es rico en vitamina C, que estimula el sistema inmunológico y aumenta la producción de glóbulos blancos para combatir infecciones y mantener los virus a raya. Opta por zumo de naranja natural en lugar de las versiones comerciales.

La próxima vez que te vengas abajo con la gripe, prueba uno de estos remedios caseros. Seguramente te sientas mejor más rápidamente.