Remedios caseros para forúnculos

Un forúnculo es un tipo de problema de la piel que se produce cuando hay una infección bacteriana profunda en un folículo piloso. La ebullición comienza como un pequeño y rojo nódulo doloroso y aumenta gradualmente de tamaño. Los forúnculos pueden ser muy dolorosos y a veces, pueden ir acompañados de fiebre.

Remedios caseros para forúnculos

A la primera señal de hervor, se puede iniciar el tratamiento en casa. Hay muchos ingredientes fácilmente disponibles que pueden proporcionar alivio del dolor y el malestar y acelerar el proceso de curación. La clave para la curación es ablandar la ebullición para que las bacterias y la infección drenen de la zona inflamada. Aquí están los 10 mejores remedios caseros para los forúnculos.

1. Lila India (Neem)

Las propiedades antisépticas, antimicrobianas y antibacterianas de la lila india, también conocida como neem, ayudan a tratar forúnculos y muchos otros tipos de infecciones de la piel.

  • Puedes moler un puñado de hojas de neem para obtener una pasta. Aplícala en la zona afectada.
  • También puedes hervir hojas de neem en agua hasta que la cantidad de agua se reduzca a un tercio. Ahora deberás utilizar este agua para enjuagar el área afectada.

2. Semillas negras

Las semillas negras (kalonji) es uno de los remedios naturales más populares para los distintos tipos de infecciones de la piel, incluyendo forúnculos. Las propiedades medicinales de la semilla negra puede dar algo de alivio al dolor causado por los furúnculos.

  • Coge unas semillas negras (kalonji) y muélelas para obtener una pasta. Aplica esta pasta sobre la zona afectada.
  • También puedes aplicar aceite de semilla negra sobre la llaga.
  • Añade la mitad de una cucharadita de aceite de semilla negra a una bebida caliente o fría. Bebe la mezcla dos veces al día durante varios días.

3. Cataplasma de pan

La cataplasma de pan es muy beneficiosa en el tratamiento domiciliario de los forúnculos. Coge un trozo de pan y remójalo en leche caliente o agua tibia. Pon el pan remojado a hervir durante unos minutos. Esto te ayudará a llevar el pus a la cabeza del forúnculo y reducir la inflamación. Haz esto dos veces al día hasta que se cure completamente.

4. Aceite del árbol del té

El aceite del árbol del té tiene propiedades antibacterianas, antifúngicas y antisépticas. El uso regular del aceite de árbol de té acelerará el proceso de curación y te dará el alivio de las molestias causadas por los forúnculos.

  • Humedece una bola de algodón en el aceite y luego aplícala suave y directamente sobre la llaga.
  • Haz esto cinco o seis veces al día durante varios días hasta que la inflamación se haya ido.

No tomes aceite de árbol de té internamente.

5. Cúrcuma

La cúrcuma es un purificador natural de la sangre y tiene propiedades anti-inflamatorias que pueden ser muy útiles en el tratamiento de los forúnculos.

  • Mezcla una cucharadita de cúrcuma en polvo en un vaso de agua tibia o leche. Toma esta mezcla de hierbas tres veces al día durante cuatro a cinco días.
  • También, puedes hacer una pasta de cantidades iguales de jengibre fresco y cúrcuma y aplicar la pasta sobre el bulto y cubrirlo con un paño limpio.
Cómo curar un forúnculo

6. Cebolla

Las cebollas tienen productos químicos antisépticos que actúan como un antimicrobiano eficaz cuando se utilizan para el tratamiento de los forúnculos.

  • Basta con echar una gruesa rebanada de cebolla y colorcarla sobre el forúnculo y envolver con un paño para que el calor generado a partir de la cebolla puede hacer su magia.
  • Repite el proceso tres o cuatro veces al día hasta que los forúnculos lleguen a un punto crítico y comiencen a desaparecer.

7. Ajo

El ajo se puede utilizar en una variedad de maneras para tratar forúnculos.

  • Haz una pasta de dos a tres dientes de ajo fresco y aplícalo al forúnculo.
  • Calienta un diente de ajo y colócatelo encima del forúnculo durante al menos 10 o 15 minutos varias veces al día.
  • También puedes comer dos o tres dientes de ajo crudos al día para conseguir mejores resultados.

8. Leche

La leche se ha utilizado como un tratamiento para los forúnculos durante mucho tiempo. La leche acelera el proceso de curación y te dará un alivio inmediato del dolor.

  • Calienta una taza de leche y añádele lentamente unas tres cucharaditas de sal y mezcla bien. Agrega un poco de harina o pan desmenuzado a trozos para espesar la mezcla. Aplica una parte de la mezcla al forúnculo. Repite el proceso varias veces al día.
  • La crema de leche también puede ser utilizada para eliminar forúnculos. Mezcla una cucharadita de crema de leche con vinagre y un poco de polvo de cúrcuma y aplícalo directamente sobre la llaga.

9. Harina de maíz

La harina de maíz se puede utilizar como un absorbente natural para ayudar a reducir la inflamación y tratar la infección.

  • Pon media taza de agua a hervir y luego añade harina de maíz hasta hacer una pasta espesa.
  • Aplica la pasta al furúnculo y cubre con un paño.
  • Repite el proceso varias veces al día hasta que la piel se vuelva suave y no haya rastro de infección.

10. Compresa caliente

Aplicar una compresa o paño caliente es la forma más fácil de tratar un forúnculo.

  • Humedece un paño limpio con agua tibia y colócalo sobre el furúnculo durante 10 o 12 minutos. Para mejores resultados, usa agua tibia con sal. Asegúrate de que la compresa está muy húmeda y cálida.
  • Repite el proceso al menos cinco o seis veces al día.

Estos tratamientos naturales seguramente traerán algún alivio a las molestias de los forúnculos. Pero hay que seguir los remedios sin falta durante unos días para ver resultados positivos. Si no recibes ningún alivio después de una semana, consulta a tu médico.