Remedios caseros para el herpes labial

Los brotes del herpes se producen debido a un ataque de herpes simplex 1 y herpes simplex virus-2. El virus se propaga de una persona a otra a través del contacto cercano.

Remedios caseros para el herpes labial

El virus del herpes simple 1 se transmite generalmente a través del contacto con la saliva infectada (por ejemplo, a través de los besos, comiendo con los mismos utensilios o compartiendo objetos personales). Se asocia con las infecciones de la boca, los labios y la cara.

El virus del herpes simple tipo 2, por otro lado, es un virus de transmisión sexual y se asocia con lesiones genitales o úlceras. La infección cruzada que lleva al herpes genital en la boca y el herpes oral en el área genital puede ser causada por contacto oral-genital. El virus puede transmitirse aun cuando las úlceras y los síntomas no son visibles.

Los brotes del herpes se caracterizan por ampollas de fiebre, llagas en la boca y ganglios linfáticos agrandados. El primer episodio de un brote de herpes también puede ir acompañado de fiebre.

Después de un brote, el virus tiende a refugiarse en el sistema nervioso. Puede llegar a estar activo de nuevo debido a los factores desencadenantes como el estrés, la enfermedad, ciertos alimentos, los cambios hormonales, la cirugía y un sistema inmune comprometido. Aquí están los 10 mejores remedios caseros para el herpes.

1. Bolsas de Hielo

El hielo ayuda a aliviar el dolor y las molestias causadas por los brotes de herpes.

  • Envuelve un cubito de hielo en un paño o toalla.
  • Colócalo sobre la zona afectada durante unos 10 minutos.
  • Haz esto varias veces al día durante unos días hasta que veas una mejora.

2. Vinagre de manzana

El vinagre de manzana ayuda a disminuir la severidad de los brotes de herpes, debido a sus propiedades desinfectantes, astringentes y anti-inflamatorias.

  • Sumerge una bola de algodón en vinagre de sidra de manzana y aplícala en las áreas afectadas tres o cuatro veces al día durante dos a tres días. Para obtener mejores resultados, aplícala en el mismo momento que experimentes una sensación inicial de hormigueo. Ten en cuenta, es probable que pique un poco.
  • También puedes agregar una o dos cucharaditas de vinagre de sidra de manzana a una taza de agua y beber dos veces al día durante los brotes.

3. Peróxido de Hidrógeno

Al ser un desinfectante, el peróxido de hidrógeno es un remedio casero muy popular para el herpes.

  • Aplica un poco de solución de peróxido de hidrógeno al 3% en la zona afectada con un algodón. Deja actuar durante unos minutos y luego lávala. Repite el proceso cada dos horas durante un par de días.
  • También puedes aplastar una tableta de lisina mezclada con perióxido de hidrógeno y luego aplicarla.
  • Para las úlceras orales, utiliza una mezcla de una parte de peróxido de hidrógeno y tres partes de agua como un enjuague bucal un par de veces al día durante dos o tres días.

4. Ajo

El ajo tiene propiedades antimicrobianas y antiinflamatorias naturales que ayudan a combatir los brotes de herpes. La investigación publicada en Planta Medica en 1992 encontró que una sustancia química llamada alicina presente en el ajo puede tener efectos antivirales. El aceite de ajo también contiene el ajoeno, un compuesto antiviral.

  • Coloca un diente de ajo machacado sobre la zona afectada y deja actuar durante de 10 a 15 minutos. Haz esto varias veces al día durante dos días o hasta que veas una mejora. Ten en cuenta, puede causar una sensación de ardor.
  • Alternativamente, puedes aplicar aceite de ajo en la zona afectada dos o tres veces al día. Para hacer aceite de ajo, cocina los dientes de ajo fresco en aceite de oliva hasta que se vuelvan de color marrón y luego cuela el aceite.
  • También puedes comer uno o dos dientes de ajo machacados diariamente. Esto también funciona como una medida preventiva.

5. Melisa

El bálsamo de limón es útil en la reducción de la intensidad de los brotes de herpes. Además, tiene efectos antivirales y antibacterianos. También contiene un compuesto llamado eugenol, que funciona como un analgésico natural.

  • Bebe té de limón con melisa varias veces al día durante unos días hasta que los síntomas desaparezcan.
  • Aplica aceite de limón o bolsas de té de bálsamo de melisa en la zona afectada tres o cuatro veces al día. También puedes lavar la zona con té de toronjil.
  • Como alternativa, aplica un poco de extracto de bálsamo de limón sobre la zona afectada y deja actuar hasta que se seque naturalmente. Haz esto varias veces al día.

6. Raíz de regaliz

La raíz de regaliz fortalece el sistema inmunológico y combate el virus del herpes. Tiene un ingrediente activo llamado glicirricina que tiene beneficios antivirales y anti-inflamatorios.

  • Mezcla la mitad de una cucharada de agua y una cucharada de polvo de raíz de regaliz. Aplícalo sobre la zona afectada y deja actuar durante un par de horas. Haz esto tres o cuatro veces al día hasta que la ampolla se haya ido.
  • También puedes aplicar una fina capa de extracto de raíz de regaliz líquido, crema o gel sobre la zona afectada.

Nota: Las personas con presión arterial alta deberían evitar tomar esta hierba internamente. Además, si la aplicación tópica de la raíz de regaliz causa irritación de la piel y se deberá suspender de inmediato el remedio.

7. Menta

El té de menta ayuda a reducir la severidad de los brotes de herpes. También ayuda a calmar el dolor y la inflamación. El aceite de menta, también, se ha encontrado que tienen un efecto virucida en el virus del herpes.

  • Bebe té de menta por lo menos dos veces al día.
  • Alternativamente, sumerge una bola de algodón en agua y luego en el aceite de menta. Aplica en la zona afectada varias veces al día.
Remedios caseros para quitar el herpes labial

8. Aceite del árbol del té

El aceite de árbol de té es otro remedio eficaz que tiene propiedades antiherpéticas, anti-inflamatorias y calmantes del dolor. Contiene terpenos y fenilpropanoides con actividad antiviral. Por otra parte, un estudio de 2001 publicado en Die Pharmazie encontró que el aceite de árbol de té exhibe más actividad antiviral que el aceite de eucalipto.

  • Diluye el aceite de árbol de té, añadiendo unos 100 ml de un aceite vegetal a 10 gotas de aceite de árbol de té. También puedes agregar cinco gotas de mirra y 5 gotas de aceites esenciales de geranio y dos gotas de aceite de menta.
  • Aplica la solución sobre la zona afectada de tres a cinco veces al día durante unos días hasta que el brote haya desaparecido.

9. Aceite de Coco

El aceite de coco contiene ácido láurico, que se convierte en un monoglicérido llamado monolaurina que tiene efectos antivirales y antibacterianos. Por otra parte, el ácido láurico y el ácido cáprico presente en el aceite de coco ayuda a matar el virus del herpes.

  • Bebe de 300 ml a 800 ml de aceite de coco virgen orgánico todos los días.
  • Alternativamente, puedes tomar ácido láurico en forma de suplemento después de consultar a tu médico.

10. Aloe Vera

El aloe vera es útil en el tratamiento de los brotes de herpes, especialmente en el caso del herpes genital, ya que ayuda a curar las lesiones. Sana las llagas y alivia el dolor y la inflamación.

  • Extrae el gel de una hoja de aloe vera y aplícalo sobre la zona afectada. Deja que se seque por sí solo y luego límpialo con un paño empapado en agua tibia. Haz esto varias veces al día durante tres a cuatro días.
  • También puedes aplicar una crema de aloe vera por vía tópica.

Además de seguir estos remedios, come más alimentos ricos en lisina, como los productos lácteos, huevos, frutos secos (evita los cacahuetes debido a que son ricos en arginina), soja, mangos y albaricoques para ayudar a prevenir los brotes de herpes. Puedes tomar suplementos de L-lisina (500 a 1.000 mg al día) también.

Además, come más verduras crucíferas, como el repollo, la col rizada, el brócoli y la coliflor, que se cree que inhiben el crecimiento de los virus del herpes.

Si tus dolores y síntomas no mejoran al cabo de siete a 10 días o si tienes un sistema inmune debilitado, consulta a tu médico.